Empresario busca al talentoso chico de las Empanadas, ¡ayúdanos, no es broma!


PUBLICIDAD
__________________________

El director de Alianzas Estratégicas de América Movil lo quiere desde ya trabajando con él.

Un chico se de Acapulco se ha vuelto famoso por su peculiar forma de vender empanadas, un video grabado por unas personas se ha viralizado en las redes sociales y rápidamente le ha dado la vuelta al mundo y ha llegado a varias personas que ya lo están buscando para que trabajen con ellos. Entre estas personas está Arturo Elías Ayub, quien es el director de Alianzas Estratégicas de America Movil.

PUBLICIDAD

__________________________

Francisco Orihuela Ramirez, como se llama el chico, fue grabado por unos turistas en las playas de Acapulco, el chico les ofrecía sus empanadas y ante la estratégica forma de vender de este chico no pudieron resistirse a comprarle dos órdenes de 3 empanadas cada una.

El chico usó una estrategia de estudio de mercado y les hizo entender que tenían que comprar un par de ordenes de sus empanadas para probarlas.

Mira También:

“Si ustedes no me compran empanadas tendrían que esperar otros 86 mil 400 segundos, que son los que conforman 24 horas de hoy a mañana pensando en por qué no consumieron una empanada”, aseguró.

“Si la calidad de esta empanada no es lo suficientemente buena para satisfacer las necesidades de sus dos paladares, a continuación habría una devolución total e inmediata de su dinero”, afirmó delante de la cámara.

La fama de este muchacho ha sido tanta, que el gran conferencista internacional Jürgen Klaric lo está buscando para prepararlo y ofrecerle una beca y pueda estudiar la carrera de mercadotecnia.

¿Cual fue tu reacción?

Corage Corage
0
Corage
Fail Fail
0
Fail
Interés Interés
0
Interés
Risa Risa
0
Risa
Ternura Ternura
0
Ternura
OMG OMG
0
OMG
Orgullo Orgullo
0
Orgullo
WTF WTF
0
WTF
Tristeza Tristeza
0
Tristeza

Comments 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Empresario busca al talentoso chico de las Empanadas, ¡ayúdanos, no es broma!